Pensión de viudedad

La pensión de viudedad es una ayuda que se ofrece con el objetivo de poder compensar la situación económica de una persona que dependía de otra que ha fallecido. Es tramitada por la pareja la persona fallecida en cuestión.

Dentro de este tema podemos encontrar toda una serie de cuestiones que conviene aclarar.
Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber al respecto.

Todo lo que tienes que saber sobre la pensión de viudedad

¿Qué es?

La pensión de viudedad (o paga de viudez), es un tipo de presión que se otorgará toda la vida a la pareja del fallecido, o de la fallecida. Para poder tramitarla, será crucial que se pueda demostrar que, efectivamente, ha existido una relación, además de cumplir con una serie de requisitos establecidos.

Requisitos para solicitar la pensión de viudedad

Para poder tramitarla, habrá que cumplir estos requisitos:

-La persona fallecida tenía que haber estado dado de alta en la SS, o bien en una situación de excedencia, o situación legal de desempleo (entre otras circunstancias que deben ser estudiadas).

-Además, dependiendo de la causa de la muerte, habrá que cumplir con unos requisitos específicos:

1. Fallecimiento por enfermedad común: Si la persona fallecida estaba dada de alta en el momento de la muerte, tendrá que haber cotizado un mínimo de 500 días en los últimos 5 años (periodo ininterrumpido). Si no se alcanza este criterio, podrá compensarse habiendo cotizado un mínimo de 15 años. Si hubiera tenido contratos parciales, entonces existirán algunas reglas especiales que se deben de sopesar.

2. Fallecimiento por enfermedad laboral o accidente: En el caso de que el fallecimiento se haya producido por algún accidente, o bien por una enfermedad de carácter laboral, desde la Administración no se exigirá un periodo mínimo de cotización. También existe una pequeña ayuda extra que se da a los familiares en el caso de que estos hayan corrido con los gastos del entierro.

Otros casos a considerar

En los siguientes casos también se tendrá derecho a cobrar la pensión de viudedad, siempre y cuando se cumplan con los requisitos:

-Subsidios o prestaciones ya existentes: Si las personas fallecidas han estado cobrando un subsidio o una prestación (cómo puede ser de baja maternal, de paternidad, riesgo lactancia, incapacidad….), la pareja podrá recibir una la pensión de viudedad, siempre y cuando se hayan cotizado unos periodos mínimos.

-Pensión de jubilación contributiva: En este caso también se tendrá derecho a la pensión.

-Pensiones de incapacidad permanente: Si una persona tenía una incapacidad permanente reconocida, y desgraciadamente fallece, se entenderá la muerte es por “accidente” o “enfermedad profesional”; por lo que se cumplirán los requisitos para acceder a la pensión de viudedad.

-En el caso de que se asuma que una persona ha podido fallecer por un accidente y que ya no se sepa nada de ellos, en los 90 días naturales posteriores al mismo, también se podrá percibir una pensión de viudedad.

-Por último, si el trabajador fallecido tenía derecho a cobrar una pensión por incapacidad permanente total, y eligieron cobrarla en forma de pago único, la pareja del mismo podrá tramitar la pensión sin problema.

-Es importante considerar el supuesto de que el fallecido no estuviera dado de alta en el momento de la muerte. En este caso, tan solo se podrá acceder a la pensión de viudedad siempre y cuando tuviera un periodo cotizado de, al menos, 15 años.

¿Qué requisitos tiene que cumplir el beneficiario para solicitar la pensión?

1) Cónyuge: Tiene que haber un registro legal de matrimonio.

2) Pareja de hecho: En el momento del fallecimiento, debe de haber constancia de que eran “pareja de hecho”.

3) Divorcio: Personas que han estado casadas y que existe la “nulidad matrimonial”. Si en un caso de divorcio hubiera más de un viudo o viuda, se repartirá la pensión entre ellos, quedando un mínimo de un 40% al último viudo/a.

Si se ha vuelto a casa, no podrá obtener la pensión.

Para tramitar la pensión se ha de acudir a los centros de atención e información del instituto nacional de la seguridad social presentando la solicitud a los 3 meses siguientes al fallecimiento.